Inicio > Exposiciones > Pasadas

LXXXIX SALÓN DE MAYO

ARTE OBJETO, CERÁMICA, FOTOGRAFÍA Y PINTURA


EL 89º SALÓN DE MAYO, LLEGÓ CON ANUNCIOS DE OBRAS E INNOVACIONES
El viernes 25 de mayo, con la presencia del Vicegobernador Jorge Henn y la Ministra de Innovación y Cultura, María de los Ángeles González, se inauguró en la capital provincial el 89º Salón Anual Nacional de Santa Fe, en instalaciones del Museo Provincial de Bellas Artes "Rosa Galisteo de Rodríguez".

La ceremonia de premiación tuvo como dato destacado el anuncio, por parte de la titular de la cartera de cultura, del inminente inicio de las obras de recuperación de la emblemática fachada de cuatro columnas y puesta en valor del edificio, próximo a cumplir 90 años.
La única oradora de la velada fue, precisamente Chiqui González, quien comenzó diciendo que "Santa Fe es la única ciudad que conozco que tiene dos fiestas el 25 de mayo: una, la de la plaza, con el desfile; la otra, este magnífico salón del Rosa".


"La ciudad tiene un cabildo abierto en el arte, y eso es algo muy halagador para la historia del arte y la cultura de Santa Fe" continuó la funcionaria, quien agregó "y le decimos él Rosa, juntando lo femenino y lo masculino que tienen que tener todos los aspectos del arte".

PREMIOS

Luego del único discurso de la noche, se entregaron los premios a las secciones de Pintura, Fotografía, Cerámica y Arte Objeto. En las cuatro categorías, el primer premio ascendió a 20 mil pesos; en tanto el segundo alcanzó los 13 mil. En total, fueron 29 los creadores galardonados; entre ellos, Cristina Ferreras (pintura), Martín Toyé (fotografía), Graciela Olio (cerámica) y Fernanda Aquere (arte objeto). El jurado estuvo integrado por María del Carmen Zorzón, María Cecilia Fiel y Stella Arber

ANUNCIOS PARA EL ANIVERSARIO

Continuando con sus palabras inaugurales, la ministra hizo énfasis en que trascurre el año del 90º aniversario del museo de Bellas Artes y anunció una serie de obras de puestas en valor y jerarquización, tanto del edificio como de las reservas y de la función del museo.
"Son 90 años que ya estamos empezando a festejar, con un plan de obras que comenzó en estos días, con la reparación de ascensores, tanto los de uso interno y como para personas con capacidades diferentes, y que continuará concluido este salón" puntualizó González.
"Con una licitación que ya está en marcha, en esta primera etapa se trabajará en la consolidación estructural y puesta en valor del frente del museo, esto es el pilotaje de columnas y la restauración integral y recuperación de la imagen original de la fachada, con su color de pintura original. Luego, y conforme al avance de estas obras, seguirá la ampliación y diversas refacciones en la reserva, para mejorar las condiciones de conservación del patrimonio, principalmente, pero también para convertirla en parte viva del Museo, a través de visitas guiadas especiales para especialistas y público en general" explicó la ministra.
La funcionaria amplió diciendo que "Todas estas obras empiezan cuando termine el salón y van a estar listas para la inauguración de la gran muestra patrimonial que es la mejor manera de ponerle un broche de oro digno a los festejos del cumpleaños de un museo que atesora la mayor
colección de arte argentino en el interior del país, junto con el traslado, con fuerte apertura al público, de su extraordinaria biblioteca --tal como en su momento lo quiso su fundador--, más la apertura de su primera sala virtual, la incorporación de dos nuevas salas didácticas y la creación del museo del museo, entre otras novedades".
Finalizando, la ministra abrevió su propio discurso en tres deseos fundamentales para el próximo cumpleaños 90 del Museo Rosa Galisteo: "uno, renovar el museo a través de su propio equipo de gente; dos, abrir el Rosa como paisaje de ciudadanía; y tres, innovar dándole lugar a los jóvenes, fomentando el arte desde la infancia".

LAS OBRAS

El Ministerio de Innovación y Cultura, a través de la Dipai, encarará las obras sobre fines de julio y principios de agosto, y con una inversión superior a los $350.000 (trescientos cincuenta mil pesos).
Los primeros trabajos serán los de consolidación de dos de las columnas frontales afectadas por procesos de hundimiento y agrietación debido a filtraciones en los desagües de los techos del propio museo, que pasan debajo de ellas, debido por el paso del tiempo. Sobre las mismas se trabajará con el sistema de micropilotes y pilotes similares a los utilizados oportunamente en las obras de consolidación de la Casa de Gobierno y la Casa de la Cultura, ambos en la capital santafesina.
Además, se realizarán tareas de restauración integral de muros de la fachada, mejora de la accesibilidad con una rampa de acceso al hall principal y recuperación del aspecto original del histórico edificio que comenzó a construirse en 1918, por iniciativa del Dr. Martín Rodríguez Galisteo, y fuera finalizado cuatro años después.
Ya en el interior del museo, los trabajos incluirán la ampliación de las reservas, la adecuación de las mismas para permitir el alojamiento y mejor conservación de mayor cantidad de obras de arte en distintos soportes.

INVITADO DE HONOR

La ministra tuvo elogiosas palabras para con el invitado de honor de este año, el artista Andrés Dorigo, presente en la ceremonia y que recibiera de manos del Vicegobernador y Chiqui González un obsequio en reconocimiento a su trayectoria.
"Dorigo es un hombre de una generación particular, que suma compromiso, y que hizo del objeto de la vida cotidiana una obra de arte; un precursor del diseño, una geometría de la sutileza y que, por si fuera poco, es el creador del proyecto Vitral 'Santa Fe, Cuna de la Bandera y la Constitución´, para la Casa de Gobierno", reseñó.

AUTORIDADES

Estuvieron presentes el Vicegobernador de la Provincia, Jorge Henn; el Intendente de la ciudad de Santa Fe, José Corral; la Ministra de Innovación y Cultura, María de los Ángeles González; el Ministro de Obras Públicas, Julio Schneider; el Senador por el departamento La Capital, Hugo Marcucci; el Secretario de Producciones, Industrias y Servicios Culturales, Pedro Cantini y el Coordinador del Museo Rosa Galisteo, Leo Scheffer; entre otras autoridades locales y provinciales.

Fuente: santafe.gov.ar/cultura
........................................................................................................

CUANDO VIAJAN LOS SUEÑOS

Por Chiqui González / Ministra de Innovación y Cultura

Como una caja de sorpresas se abren a nuestros recorridos… como un espacio múltiple dan la bienvenida a sus visitantes de todas las edades, reuniendo memoria, belleza, investigación y asombro.

Como lugares creadores de narrativas y puestas de sentido, capturan nuestra sensibilidad, nuestro deambular, nuestra mirada, para introducirnos en mundos "extraordinarios", diferentes del cotidiano, cargados de imágenes, formas, volúmenes.

Entonces, el espacio habla, la luz crea dimensiones y la obra nace como un signo en el desierto, como un "artefacto" de percepciones y afectos, como una llamada. Se revela ante nosotros. Se rebela ante todo estereotipo, provocando y convocando al lenguaje para decir más de lo que dice.

Los museos son paisajes de ciudadanía, lugares para recorrer, moverse en varias direcciones, descansar, aprender, dialogar, crear e imaginar... donde la materia cambia y el tiempo transcurre de otro modo. Los museos mutan con cada exposición, se llenan de artistas, funciones, charlas y congresos. Se estudian a sí mismos y la forma que tienen de crecer para conservar, restaurar, exponer, seleccionar, exhibir, atraer a sus visitantes. Se vuelven teatros extraños, donde paredes, pisos, techos y el aire mismo son ámbitos para atrapar. Son escenarios escritos con objetos, palabras, imágenes quietas o en movimiento, que cuentan la vida de otro modo. Esa poesía, esa visión, tiene en Santa Fe un museo paradigmático y de enorme potencia, llamado por los santafesinos

"El Rosa", que nos inquieta desde el artículo que no coincide con la flor; o el "Rosa Galisteo", un nombre íntimo, dicho como un secreto. "El Rosa" es un niño de 90 años y vamos a celebrarlo porque guarda memoria y sabiduría artística y, a la vez, desafía todos los lenguajes de las artes plásticas, para crear anticipación, para provocar desafíos a la imaginación.

A veces nos preguntamos: ¿cómo nacen las ideas? ¿Cómo comienzan los proyectos? ¿Es probable que este sueño viaje a través del tiempo?

En 1918, un apasionado impulso de su fundador, Martín Rodríguez Galisteo, comienza a construir el edificio, que cuatro años más tarde donará al Estado Provincial (1922). Ese fue el comienzo. Las condiciones que impone su fundador, a la hora de hacer la donación, son las que le dieron durante noventa años identidad a este espacio. La primera estaba relacionada con la funcionalidad del edificio, que debería albergar al Museo y su Biblioteca. La segunda condición era una clara decisión estética: que el ámbito se destinará al arte argentino. La tercera fue un homenaje a su madre: el Museo debía llevar su nombre, Rosa. Y la cuarta, una garantía de funcionamiento: el mismo fundador designaría a su primer director. El Museo, desde ese momento, creció al compás de las corrientes artísticas, de los devenires político-culturales, de las noches de gala con destacados conciertos, a la luz de la visita de renombrados artistas y pensadores. En 1931 expone Quinquela Martín; en 1937, Quirós; luego vinieron Spilimbergo, Fígari, Xul Solar, Daneri, Pueyrredón, Picasso, Piranesi, Dalí, Berni, Gambartes, entre otros.

En sus salas retumban las palabras de Jorge Luis Borges, Manuel Mujica Lainez, Romualdo Brughetti, Jorge Romero Brest…

En su acervo están representados todos los movimientos y escuelas que se desarrollaron en nuestro país, desde el Academicismo de Fader al Cubismo de Petorutti; desde la tendencia Americanista de Gómez Cornet hasta el Grupo de París, con Spilimbergo y Antonio Berni; los maestros de la Boca, el grupo Orión, la Escuela de Tucumán, el Arte Concreto, el Madí, El Perceptismo, la Neofiguración emergente del Instituto Di Tella, el Grupo Litoral, el Grupo Setúbal...

Los recuerdos cometen olvidos y el catálogo de la historia visual y humana de nuestro espacio cultural es interminable. Resulta imposible alejar de la memoria la imagen mágica y enigmática de Fernando Espino, en silencio, trabajando en la pinacoteca del "Rosa", acomodando obras de tantos artistas durante años, sin saber, sin reconocer y, tal vez, sin querer conocer la trascendencia que tendría su propia obra, entre cartones y papeles, simbología del alma, sabiduría de niño, código enigmático, primitivo y ambiguo.

El 25 de Mayo de 1922 el Museo comenzó a vivir. Día a día crecía, caminaba con el tiempo y la fuerza de todos; viajaba, generando viajes, como viajan los sueños.

Es nuestra ilusión invitar a todos los que "hacen" el Rosa, lo "deshacen", lo inventan cada jornada: artistas, empleados de la casa, visitantes, críticos, a celebrar esta nueva travesía que seguramente se convertirá en memoria "de lo que vendrá".