Inicio > Exposiciones > Pasadas

94º SALÓN DE MAYO

#RepensarElSalónDeMayo :: UNA CONVERSACIÓN CON EL ARTE CONTEMPORÁNEO EN ARGENTINA
Las 41 obras seleccionadas por el jurado nos señalan, de manera puntual, dinámicas de la producción artística que en su conjunto proponen una serie de investigaciones espaciales, pedagógicas, formales, de interpretación y exhibición que denotan a su vez preocupaciones en relación a los formatos, disciplinas y dispositivos.
#RepensarElSalónDeMayo
UNA CONVERSACIÓN CON EL ARTE CONTEMPORÁNEO EN ARGENTINA

Este año, 2017, el Salón de Mayo es un espacio de exposición que dialoga de manera contundente con los artistas, el público, las instituciones y el contexto nacional. Pone en juego, en las salas del Museo Rosa Galisteo, temáticas, debates y sentidos que, bajo un mirada crítica, se instalan en el centro de los discursos contemporáneos del arte.

Las 41 obras seleccionadas por el jurado nos señalan, de manera puntual, dinámicas de la producción artística que en su conjunto proponen una serie de investigaciones espaciales, pedagógicas, formales, de interpretación y exhibición que denotan a su vez preocupaciones en relación a los formatos, disciplinas y dispositivos. La condición de género, la representación del espacio y tiempo, el objeto a ser exhibido, la reproducción, el contexto social y la problematización de la lógica de la pintura son algunos de los temas que se despliegan en esta muestra.

Esta nonagésima cuarta edición reconoce al museo como un espacio físico y simbólico que refleja de manera decisiva el campo cultural del presente. Por ello este año, uno de los compromisos ha sido el reconocer la práctica artística como motor esencial para transformar modelos de gestión, poner en práctica nuevos paradigmas culturales y sociales, enriquecer el encuentro con la comunidad, actualizar conceptos y estructuras e instaurar nuevas preguntas.

Enunciamos así el espacio museístico como una suma de potencias y formas que promueven, agitan, y accionan estrategias concretas y un trabajo de conceptualización que enmarca las labores del día a día, permitiendo así visualizar un camino de sentidos que esté en relación permanente con su contexto.

Esta muestra sitúa a su vez al Rosa en una geografía que se desplaza más allá de sus paredes. Es una ocasión puntual para dar fuerza a su existencia y sentido, atraversar el tiempo, sumar ideas y proponer nuevas formar de relación, complejizar así su función, su labor y sus compromisos con la sociedad que lo acompaña.

Repensar el Salón de Mayo fue la posibilidad de reflexionar y experimentar, de abrir caminos a nuevos sistemas de organización y comunicación, arriesgarnos a operar bajo otras pautas de trabajo, dialogar con las inquietudes teóricas y creativas del presente y, a la par, desarrollar nuevas sensibilidades. Mantener activo este momento, el Salón, supone así tomar distancia de su contexto histórico fundacional para acercarnos a él desde nuestras preguntas y visiones, proponiéndonos la tarea de resignificarlo, para mantenerlo vigente, presente.

Todo proceso de transformación encuentra su tiempo y define así su espacio. Convoca y demanda debates, participación, energía, esfuerzo. Una mirada que deconstruye para luego –con más ímpetu– construir, destacando un sin fin de acompañamientos, de actores, de personas que se suman para llevar a cabo esta acción. Así, sería impensable no señalar aquí la labor de un jurado decidido a proponer un discurso que provoque nuevas lecturas, relaciones y lenguajes dentro del arte contemporáneo argentino y a la par su relación y diálogo con el contexto internacional.

El Salón de Mayo se define hoy, como un espacio vital, una plataforma que nos habilita a definir qué cultura y qué sociedad estamos construyendo.

Todo esto está pasando aquí y ahora.

Analía Solomonoff
Directora del Museo Provincial de Bellas Artes “Rosa Galisteo de Rodríguez”