Inicio > Exposiciones > Pasadas

ALMA DE PULPO

HISTORIA Y APOLOGÍA DE LA PELOTA PULPO. INAUGURACIÓN 7 DE AGOSTO 20:00 HS
La obra de Miguel Ángel Ferreira nos introduce en un universo de sueños o recuerdos. Su apología al Pulpo es la apelación a una memoria común que unifica varias generaciones en un tiempo donde el sonido de la pelota contra el piso o la pared anunciaba que la calle se transformaba en un espacio de poesía.

LA EXPOSICIÓN
Cuenta con obras del artista plástico Miguel Ángel Ferreira y testimonios sobre la empresa G. Lanfranconi creada en 1929 por don Gerildo Lanfranconi, en la calle Pinto 3740 del barrio de Saavedra, quien hacia 1936, crea la célebre pelota rayada de goma.

Miguel Angel Ferreira, evoca en sus obras a la célebre pelota rayada de goma Pulpo y aquellos juegos callejeros que caracterizaron a una generación. También aparecen temas reiterados y objetos relacionados a ese mundo tan personal como el metegol y la Spica (esas radios portátiles enfundadas en cuero).

En sus trabajos realizados en grafito, lápiz color y carbón sobre diferentes soportes, nos presenta composiciones donde cada elemento ocupa un lugar destacado de su narración más personal; no sólo recurriendo a una técnica rigurosa sino también dejando su marca estética a través de su especial tratamiento del valor. Es así como sus obras transmiten un dejo de nostalgia y al mismo tiempo de contemporaneidad.

“La plasticidad para resolver lo compositivo”, escribe Marcelo Maira, “las sutilezas de los materiales utilizados, desde el lápiz los crayones, sobre soportes no convencionales, como madera, cuerina, cartones, etc., generan un clima donde los silencios acompañan a las figuras determinantes, que conforman la estructura general.

El juego de metegol se transforma en un campo de batalla, en una metáfora de las relaciones humanas, donde todo el tiempo estamos jugando el juego al que nos enfrenta la vida misma: las tensiones del poder, la soledad, lo inapelable, el triunfo
y el dolor.

Sus obras nos colocan ineludiblemente en espectadores activos, críticos y afectados por esas imágenes que nos devuelven como espejos con un dejo casi surrealista, una visión de noso-tros mismos.

Su apología de La Pulpo, es la apela-ción a una memoria común que unifica varias generaciones en un tiempo donde el sonido de la pelota contra el piso o la pared anunciaba que la calle se transformaba en un espacio de poesía.

EL AUTOR
Miguel Ángel Ferreira nace en 1950. Estudia en la Escuela Nacional de Bellas Artes Manuel Belgrano. Presenta más de treinta muestras individuales y participa en más de doscientas exposiciones colectivas en galerías, centros culturales y museos de la ciudad y de la provincia de Buenos Aires; en Cascabel, Porto Alegre, Curitiba, Joinville, San Pablo y Río de Janeiro (Brasil). Desde su primera muestra individual en 1972, aborda distintas disciplinas de las artes plásticas, experimentando diversas técnicas de realización. Su obra abarca la escultura en hierro, el relieve policromado, el collage, la pintura, el frotage, el grabado y el dibujo. Participa en salones de carácter municipal, provincial y nacional donde obtiene más de cuarenta distinciones y premios. Entre ellos, en el Salón Municipal Manuel Belgrano 2003 (Mención en dibujo); Salón Nacional de Artes Plásticas 2004 (Mención de Honor en dibujo); Salón Municipal Manuel Belgrano 2010 (Tercer premio - adquisición); Salón Nacional del Museo Artemio Alisio 2011 (Segundo premio - adquisición); Museo Banco Provincia Gran Premio "200 años La Moneda" 2012 (Gran Premio adquisición).